Llámenos +34663010932

Cerca (x)
  • Nuevo
Las Mocedades de Ulises de Álvaro Cunqueiro
search
  • Las Mocedades de Ulises de Álvaro Cunqueiro

Las Mocedades de Ulises de Álvaro Cunqueiro

4,00 €
4

Detalles del producto

  • Editorial : Bibliotex; No consta edición (1 enero 2001)
  • Idioma : Español
  • ISBN-10 : 8481302910
  • ISBN-13 : 9788481302912
Cantidad
Últimas unidades en stock

 

«Las mocedades de Ulises», Editorial Espasa-Calpe, colección Austral, Madrid, 1983Homero narra en La Odisea las vicisitudes del héroe Odiseo tras la guerra de Troya, sus viajes de aventuras durante el regreso a la patria y la vida familiar y hogareña. La obra ofrece un mundo real y vitalista donde se mueven estirpes divinas de reyes y señores en su vida cotidiana.

Las mocedades de Ulises narra la vida del héroe en su juventud basándose en la inspiración no sólo en La Odisea homérica sino en toda la tradición y cultura antigua griega que la literatura nos ha transmitido: tratamiento mítico, tradiciones populares, fantasía, con un paralelismo muy significativo entre el fondo y la forma: lenguaje popular, lírico y épico se combinan en una armonía sugerente.

Cunqueiro crea

Homero narra en La Odisea las vicisitudes del héroe Odiseo tras la guerra de Troya, sus viajes de aventuras durante el regreso a la patria y la vida familiar y hogareña. La obra ofrece un mundo real y vitalista donde se mueven estirpes divinas de reyes y señores en su vida cotidiana.

Las mocedade

la vida del joven héroe a la manera de hacer de los poetas trágicos griegos quienes concebían las leyendas tradicionales y el mito desde el punto de vista de las más íntimas convicciones de la actualidad y convirtieron la tragedia mítica en una representación cotidiana, en versos líricos. De ahí que Cunqueiro afirme en Las mocedades que «la verdadera conversación humana se aprende en la tragedia». El mito se hace popular escogiendo para ello todo lo que La Odisea tiene de real y vital; el mundo aristocrático y ennoblecedor está transformado en un ambiente que evoca más a los personajes de la obra precéptica Trabajos y días de Hesiodo que a los héroes homéricos. En Hesiodo, el trabajo honra al hombre y la valía y la estimación van unidas al dinero.

Los personajes principales de Las mocedades son hombres de campo, boyeros, taberneros, comerciantes, y hombres de mar: «yo soy un carbonero rico», dice Laertes al principio de la obra y su fiel esposa Euriclea, nodriza de Odiseo en la obra de Homero, hila: «Euriclea se sentaba a hilar, en verano en el patio...» (p. 98). El hecho de que Cunqueiro la tome como madre de Ulises se debe quizás a que su papel es más cercano al ambiente de Las mocedades que al de la épica, pues en Homero la mujer madre es considerada como la engendradora de una estirpe orgullosa de caballeros, madre de una generación ilustre.

En la Ítaca de Las mocedades se recitan hexámetros al son de un pandero, (incluso se describe la construcción de éste), instrumento típico del folclore de cualquier pueblo. «Su sonido es solemne y hexamétrico» pero «tiene la voz humana y amistosa, su acento es claro y agudo» como la voz del hombre de la calle.

Nos siguen situando en las tradiciones de la antigua Grecia imágenes como la de la rama de olivo en la puerta cuando nace Ulises (se ponía una rama de olivo en la puerta para anunciar a los vecinos que el recién nacido era un varón, un trozo de lana si era niña); la fiesta de las espigas, donde Cunqueiro hace una cristianización de las fiestas paganas que se hacían en honor a Deméter, diosa de la tierra cultivada; la educación del joven, donde está latente parte de la esencia del mundo de La Odisea considerada como una obra eminentemente de tono moralizante y reflexivo. El mozo Ulises tiene un gesto que connota este tema.

Ulises apoyaba el codo diestro en la desnuda rodilla, y en el puño cerrado el mentón. Era un gesto muy suyo. Pasarían muchos, muchos años, hablarían de él muchos. (p. 113)

El mundo de La Odisea no admite la idea de un educador personal. Quirón, el prudente centauro que educó a héroes famosos como Aquiles y Jasón, no cabe tampoco en la vida de Las mocedades; aunque el tabernero Políades se autoproclamará preceptor del joven (p.115), como tradición universal, Ulises aprende de las enseñanzas de los mayores.

Nuevo
Comentarios (0)
No hay reseñas de clientes en este momento.